sábado, 27 de febrero de 2016

Reseña: Seraphina.



Título original: Seraphina.

Autor: Rachel Hartman.

Editorial: Nocturna.

Fecha de publicación: 2015.

Páginas: 545.

Primera parte de la bilogía.

Reseña sin spoilers.
Lectura conjunta organizada por Dragonfly y Sumergidos entre libros.



Mi opinión sobre este libro se puede resumir muy rápido: TIENES QUE LEERLO. He releído el libro porque la segunda (y última, si no me equivoco) parte se ha publicado este mes (y ya estoy leyéndola) y no quería perderme ningún detalle porque tuviera algunas cosas borrosas o no me acordará bien de X. Y, como dije por twitter, la segunda lectura ha sido tan buena o más que la primera. Si te gustan los dragones; si te gustan los personajes bien hechos; si te gusta que todo tenga una buena explicación; y, en definitiva, si te gusta que todo lo que hace la novela esté vigilado muy bien: tienes que leer Seraphina. Para mí fue uno de los grandes descubrimientos del año pasado. De hecho, es que ni siquiera había oído hablar de él. Pase un día por delante de la librería y entré porque llevaba tiempo, me encontré con el libro (que, además, sorprendentemente tenía una rebaja asombrosa) y me llamó muchísimo la atención (tanto la portada como la sipnosis, y eso que la cubierta trasera está tan abarrotada que me dio hasta agobio). Quedan taaan bonitos los dos libros juntitos en la estantería y el interior es taaan maravilloso, que Seraphina se ha colado entre mis favoritos sin lugar a dudas.

La novela nos situa en Goredd, un país monárquico que lleva viviendo en paz con los dragones casi cuarenta años (el aniversario se celebra durante el transcurso del libro). Los dragones y los humanos han estado enfrantados durante muchos siglos por las tierras que, ahora, habitan los humanos pero los dos dirigentes firmaron un Tratado que ha mantenido la paz y el equilibrio entre sus pueblos. Sin embargo, todavía queda mucho por recorrer. Los dragones no están bien asimilados entre los humanos, de hecho, tiene que llevar distintivos para ser reconocidos como dragones (ya que toman forma humana), salvo que sean investigadores. Y, por supuseto, hay disidentes y gente en contra de que la paz se perpetue. Hasta aquí todo bastante interesante, pero común. Entonces entra en juego Seraphina, una semidragona, y, por como están las cosas en este mundo de locos, un monstruo y ser anormal. Seraphina es algo que no debería haber sucedido y, por eso, mantiene su naturaleza en secreto. Es fantástico como, con unos elementos bastante básicos y comunes en las novelas actuales, la autora consigue crear una historia maravilloso, un mundo alucinante y mantenerte detrás de cada página deseando llegar a la siguiente.

La historia personal de Seraphina es muy sorprendente y desde el principio conocemos su jardín de los grotescos. Seraphina vislumbra unos entes en su mente y cuida de ellos porque, de lo contrario, tiene visiones inesperadas. Esta parte puede ser un tanto confusa al principio. ¿Qué pinta una especie de vidente/visionaria en un libro de dragones? Al menos yo me lo preguntaba pero, al final, me ha gustado el toque de originalidad que le da esto a los libros. Aunque, también he de decir que todavía no comprendo muy bien esta parte. Espero que en el segundo libro se responda este por qué. Y si la historia propia de Seraphina, nuestra protagonista, ya es llamativa, más lo es todavía la historia general del libro. La situación política está tratada con mucho cuidado y consigue hacerla muy entendible. Además, las estructuras que crea la autora están perfectamente asentadas y son muy sólidas lo que le da una gran verosimilitud a la novela.

Porque sí, puedo creerme lo que pasa en Seraphina. Los personajes están muy bien logrados. Todos desde los más importantes hasta los menos tienen una psicología que les respalda y que no les hace ver cómo meras marionetas (salvo que lo sean, claro). Le doy muchos puntos a Rachel Hartman por haber conseguido que los personajes encajen tan bien en su mundo y por hacer que, realmente, parezca que pertenecen a él y son reales. ¿Mi favorito? Demasiados. Abdo fue una de las mayores revelaciones. Seraphina me gusta muchísimo como protagonista, me gusta que sea quién dirige todo pero no eclipse a los demás y, lo mejor, que no sea perfecta. ¡Oh! También están el príncipe Lucian y la princesa Glisselda, geniales ambos en sus posiciones. Y, por supuesto, Orma, uno de los dragones. ¡Me fascinan los dragones de este mundo! Adoré las diferencais que hizo la autora entre dragones y humanos. El hecho de que los dragones sean tan lógicos, tan cuadriculados, tan sin sentimientos me llama mucho la atención. Porque sí, estos dragones pretenden alejarse de las emociones humanos, que ven como el peor de todos los males. Y, por ello, me gusta mucho la contraposición y el choque de las mentalidades de estos seres alados con las del más común de los mortales. Desde luego, hay muchas escenas que me han hecho pensar y pararme a reflexionar lo que decían, y eran cosas tan simples que nunca me había dado cuenta.

Pero, sobre todo, destaco el mundo. ¡Está tan perfectamente creado! Puede que no sea mucho pedir (aunque yo lo veo más bien poco en la literatura actual) pero me gusta que si un libro no se desarrolla en la Tierra (y especialmente en un lugar conocido) se me describa a la perfección. Si no estás en un lugar real, entonces tienes que hacerlo sentir cómo si lo fuera. ¡Y vaya si Hartman lo logra! La religión que se ha montado, los sistemas políticos, sociales y monetarios, los distintos lenguajes, las diferentes procedencias de los humanos (se puede notar cuando alguien es de Goredd y cuando es un extranjero) y todo en general, fantástico. Me encanta esa sensación de creer que puedo pasearme por las calles de la capital goreddi. Y todos esos pequeños guiños que hay al arte me enamoraban cada vez que me encontraba con ellos.

Los personajes me gustaron, la trama me entretuvo y encantó y el mundo me fascinó. Lo mejor de todo es que hasta el final es bueno (iba todo tan bien que ya me temía que la autora la liase por alguna parte, pero no). Me podría pasar horas hablando de este libro, pero te quitaría tiempo de leerlo y descubrirlo por tí mismo. ¿Algún fallo? Es cierto que hay momentos en los que me parece que la narración aleja al lector (en el sentido de que parece que lo ves todo a través de un prisma de pronto y al rato siguiente vuelves a pasearte por algún paraje goreddi), me gustaría que profundizase más en algunos aspectos (porque tienen que estar en la mente de la autora para que todo se orqueste tan bien, pero a nosotros solo nos dan lo superficial) y,  a la editorial, por favor, no volvais a poner las letras del título con ese material, se desgata en un par de manoseos y tuve brillantina durante una semana en los dedos. Además, también me faltó un poquito más de romance, que la novela lo pedía y no hubiera estado forzado.

En definitiva, me cortó ya que me conozco y acabo dejando esto kilométrico, TIENES que leer Seraphina, tanto si te gusta el género como si quieres probarlo. Si te gustan los dragones, ve de cabeza a comprarlo. Si te gusta la fantasía, dale una oportunidad. Si quieres encontrar una buena lectura, consíguelo. Para mí merece la pena y mucho (tanto que no descarto incluso darle una tercera lectura). Sí, sí, estoy enamoradísima del libro, que le vamos a hacer (y espero que el segundo también, que estoy con él y de momento creo preferir el primero aunque me esté gustando).

Le iba a dar un 9 y esperar darle más nota a Escamas, pero viendo que no me va a gustar más que el primero: que Seraphina se lleve lo que se merece.

2 comentarios:

  1. Lo tengo pendiente también... Le tengo muchísimas ganas!! Buena reseña!! ;)

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! He leído maravillas de este libro y veo que no te quedas atrás jajaja no me ha creado todavía una necesidad por leerlo así que por ahora no lo haré.
    ¡Un besito!

    ResponderEliminar