sábado, 27 de febrero de 2016

Reseña: Seraphina.



Título original: Seraphina.

Autor: Rachel Hartman.

Editorial: Nocturna.

Fecha de publicación: 2015.

Páginas: 545.

Primera parte de la bilogía.

Reseña sin spoilers.
Lectura conjunta organizada por Dragonfly y Sumergidos entre libros.



Mi opinión sobre este libro se puede resumir muy rápido: TIENES QUE LEERLO. He releído el libro porque la segunda (y última, si no me equivoco) parte se ha publicado este mes (y ya estoy leyéndola) y no quería perderme ningún detalle porque tuviera algunas cosas borrosas o no me acordará bien de X. Y, como dije por twitter, la segunda lectura ha sido tan buena o más que la primera. Si te gustan los dragones; si te gustan los personajes bien hechos; si te gusta que todo tenga una buena explicación; y, en definitiva, si te gusta que todo lo que hace la novela esté vigilado muy bien: tienes que leer Seraphina. Para mí fue uno de los grandes descubrimientos del año pasado. De hecho, es que ni siquiera había oído hablar de él. Pase un día por delante de la librería y entré porque llevaba tiempo, me encontré con el libro (que, además, sorprendentemente tenía una rebaja asombrosa) y me llamó muchísimo la atención (tanto la portada como la sipnosis, y eso que la cubierta trasera está tan abarrotada que me dio hasta agobio). Quedan taaan bonitos los dos libros juntitos en la estantería y el interior es taaan maravilloso, que Seraphina se ha colado entre mis favoritos sin lugar a dudas.

La novela nos situa en Goredd, un país monárquico que lleva viviendo en paz con los dragones casi cuarenta años (el aniversario se celebra durante el transcurso del libro). Los dragones y los humanos han estado enfrantados durante muchos siglos por las tierras que, ahora, habitan los humanos pero los dos dirigentes firmaron un Tratado que ha mantenido la paz y el equilibrio entre sus pueblos. Sin embargo, todavía queda mucho por recorrer. Los dragones no están bien asimilados entre los humanos, de hecho, tiene que llevar distintivos para ser reconocidos como dragones (ya que toman forma humana), salvo que sean investigadores. Y, por supuseto, hay disidentes y gente en contra de que la paz se perpetue. Hasta aquí todo bastante interesante, pero común. Entonces entra en juego Seraphina, una semidragona, y, por como están las cosas en este mundo de locos, un monstruo y ser anormal. Seraphina es algo que no debería haber sucedido y, por eso, mantiene su naturaleza en secreto. Es fantástico como, con unos elementos bastante básicos y comunes en las novelas actuales, la autora consigue crear una historia maravilloso, un mundo alucinante y mantenerte detrás de cada página deseando llegar a la siguiente.

La historia personal de Seraphina es muy sorprendente y desde el principio conocemos su jardín de los grotescos. Seraphina vislumbra unos entes en su mente y cuida de ellos porque, de lo contrario, tiene visiones inesperadas. Esta parte puede ser un tanto confusa al principio. ¿Qué pinta una especie de vidente/visionaria en un libro de dragones? Al menos yo me lo preguntaba pero, al final, me ha gustado el toque de originalidad que le da esto a los libros. Aunque, también he de decir que todavía no comprendo muy bien esta parte. Espero que en el segundo libro se responda este por qué. Y si la historia propia de Seraphina, nuestra protagonista, ya es llamativa, más lo es todavía la historia general del libro. La situación política está tratada con mucho cuidado y consigue hacerla muy entendible. Además, las estructuras que crea la autora están perfectamente asentadas y son muy sólidas lo que le da una gran verosimilitud a la novela.

Porque sí, puedo creerme lo que pasa en Seraphina. Los personajes están muy bien logrados. Todos desde los más importantes hasta los menos tienen una psicología que les respalda y que no les hace ver cómo meras marionetas (salvo que lo sean, claro). Le doy muchos puntos a Rachel Hartman por haber conseguido que los personajes encajen tan bien en su mundo y por hacer que, realmente, parezca que pertenecen a él y son reales. ¿Mi favorito? Demasiados. Abdo fue una de las mayores revelaciones. Seraphina me gusta muchísimo como protagonista, me gusta que sea quién dirige todo pero no eclipse a los demás y, lo mejor, que no sea perfecta. ¡Oh! También están el príncipe Lucian y la princesa Glisselda, geniales ambos en sus posiciones. Y, por supuesto, Orma, uno de los dragones. ¡Me fascinan los dragones de este mundo! Adoré las diferencais que hizo la autora entre dragones y humanos. El hecho de que los dragones sean tan lógicos, tan cuadriculados, tan sin sentimientos me llama mucho la atención. Porque sí, estos dragones pretenden alejarse de las emociones humanos, que ven como el peor de todos los males. Y, por ello, me gusta mucho la contraposición y el choque de las mentalidades de estos seres alados con las del más común de los mortales. Desde luego, hay muchas escenas que me han hecho pensar y pararme a reflexionar lo que decían, y eran cosas tan simples que nunca me había dado cuenta.

Pero, sobre todo, destaco el mundo. ¡Está tan perfectamente creado! Puede que no sea mucho pedir (aunque yo lo veo más bien poco en la literatura actual) pero me gusta que si un libro no se desarrolla en la Tierra (y especialmente en un lugar conocido) se me describa a la perfección. Si no estás en un lugar real, entonces tienes que hacerlo sentir cómo si lo fuera. ¡Y vaya si Hartman lo logra! La religión que se ha montado, los sistemas políticos, sociales y monetarios, los distintos lenguajes, las diferentes procedencias de los humanos (se puede notar cuando alguien es de Goredd y cuando es un extranjero) y todo en general, fantástico. Me encanta esa sensación de creer que puedo pasearme por las calles de la capital goreddi. Y todos esos pequeños guiños que hay al arte me enamoraban cada vez que me encontraba con ellos.

Los personajes me gustaron, la trama me entretuvo y encantó y el mundo me fascinó. Lo mejor de todo es que hasta el final es bueno (iba todo tan bien que ya me temía que la autora la liase por alguna parte, pero no). Me podría pasar horas hablando de este libro, pero te quitaría tiempo de leerlo y descubrirlo por tí mismo. ¿Algún fallo? Es cierto que hay momentos en los que me parece que la narración aleja al lector (en el sentido de que parece que lo ves todo a través de un prisma de pronto y al rato siguiente vuelves a pasearte por algún paraje goreddi), me gustaría que profundizase más en algunos aspectos (porque tienen que estar en la mente de la autora para que todo se orqueste tan bien, pero a nosotros solo nos dan lo superficial) y,  a la editorial, por favor, no volvais a poner las letras del título con ese material, se desgata en un par de manoseos y tuve brillantina durante una semana en los dedos. Además, también me faltó un poquito más de romance, que la novela lo pedía y no hubiera estado forzado.

En definitiva, me cortó ya que me conozco y acabo dejando esto kilométrico, TIENES que leer Seraphina, tanto si te gusta el género como si quieres probarlo. Si te gustan los dragones, ve de cabeza a comprarlo. Si te gusta la fantasía, dale una oportunidad. Si quieres encontrar una buena lectura, consíguelo. Para mí merece la pena y mucho (tanto que no descarto incluso darle una tercera lectura). Sí, sí, estoy enamoradísima del libro, que le vamos a hacer (y espero que el segundo también, que estoy con él y de momento creo preferir el primero aunque me esté gustando).

Le iba a dar un 9 y esperar darle más nota a Escamas, pero viendo que no me va a gustar más que el primero: que Seraphina se lleve lo que se merece.

domingo, 21 de febrero de 2016

Minireseñas (I): El extranjero + Prom and prejudice + Antígona.

¡Hola! ¿Cómo estás? Han pasado muchos días desde mi última entrada, lo sé. La universidad me tiene demasiado absorbida, pero poco podemos hacer. Creo que ya podré seguir más o menos el ritmo que lleve en enero (algo más leve, aun así) y esta semana trataré de traer el Liebster Award y un par de Book Tag que tenía preparados.

Y ahora vamos con tres reseñas de libros que me han gustado mucho y quiero compartir.

8'5 de 10.
El extranjero de Albert Camus. 
El libro, al principio, no conseguía engancharme. La historia no terminaba de gustarme y me generaba bastante rechazo. La novela empieza con la muerte de la madre del protagonista y él es tan apático al respecto, actúa de una manera tan extraña e impersonal que no podía dejar de fruncir el ceño. Me disgutaba enormemente lo que leía. La manera de ser del protagonista no iba para nada conmigo y, aunque su manera de actuar podía tener cierta lógica, no me gustaba. Entonces, comprendí que era justo lo que Camus quería con esta novela. ¡Y vaya si lo ha conseguido! Plasma a la perfección esa sensación de vacio, de inmoralidad, de duda, de apatía que quedó en la época que el libro retrata. 


En cuánto descubrí la manera en la que había que leer este libro todo fue viento en popa. Lo disfruté mucho, me maravillé con la maestría del autor para narrar de esa manera que no es solo la historia lo que te hace sentir perdido y angustiado, si no que es la propia narrativa la que te impulsa a sentirte así. Cada uno de los pasos que da le protagonista le conducen al final y con la primera lectura de estos hechos, no apreciamos nada malo, nada que pueda tener una consecuencia. El protagonista actúa —ya es cada uno el que decide si está de acuerdo o no con lo que hace— y parece que no hay nada más allá. Pero el encierro en la cárcel (no es un spoiler, es lo básico del libro) le da una lectura muy distante a todo. Te hace ver cómo la interpretación de las cosas sí importa. Y el final es maravilloso. El último capítulo es el que más me gustó y lo volvería a releer sin dudarlo. Es tan intenso que te corta el aliento (o el alma). ¡Menos mal que no lo dí por perdido al principio!


http://d.gr-assets.com/books/1281991654l/8369681.jpg
8 de 10.

Prom and prejudice de Elizabeth Eulberg.
Este ha sido una relectura (aunque me parece que es la tercera vez que lo leo). Es otro retelling de Orgullo y prejuicio, mi favorito entre los que he leído. Es un libro muy cortito —lo que permite que te lo leas en una noche que estés un poco nostálgico, como he hecho yo— y muy intenso —resume y plasma muy bien la idea principal del libro de Austen—. Además, la maneta tan sencilla y bonita que tiene de escribir Elizabeth Eulberg no tarda nada en meterte en la historia y querer que sigas leyendo. La autora consigue que te enganches, que la historia te remueve algo por dentro (como hace ya Orgullo y prejuicio por sí sola). Es muy fiel a la obra original en lo que se refiere a la trama central y secundarias. Además, los personajes están bien conseguidos, aunque cambien algunos esquemas (Jane y Elizabeth no son hermanas, sino mejores amigas, por ejemplo).

El libro es bastante cercano y consigue traer la historia de la época de Regencia a la actualidad. No es una gran obra, ni va a pasar a la historia, es tontería engañarnos. Pero es muy bueno y se disfruta mucho (y para mí esta es una de las dos razones que hace bueno a un libro). Que un libro consiga tenerte leyendo de la primera página a la última sin parar e, incluso, tratándose de una relectura no se encuentra todos los días. Y, mientras que es una obra que atraería a cualquier fan de Austen, también sirve perfectamente para cualquiera que no se haya adentrado con Orgullo y Prejuicio. Es una historia muy fresca, bastante divertida y perfecta para subirte el ánimo. La única pega que le pongo son esas escenas un tanto inverosímiles y la rapidez con la que sucede todo (más bien el ritmo de la novela, no la cronología interna del libro). Si buscais algo ligero y de romance no pasteloso, yo os invito a leerla. (Y si tenéis más tiempo, id a por Orgullo y prejuicio, directamente).


9'5 de 10.
 Antígona de Sófocles.
Maravilloso, simple y llanamente espectacular. Me gusta mucho la tragedia griega y llevaba mucho tiempo queriendo leer este libro —y si no me lamento por no haberlo leído antes es porque sé que no lo hubiera entendido como lo he hecho ahora—. En Antígona vemos como confrontan dos ideas titánicas: seguir las leyes o seguir tus propias creencias. Cada personaje está puesto para representar un ideal concreto y hacerlos chocar. La tragedia tiene una fuerza abrumadora, te sacude mientras lo lees y todavía te agita después de haberla leído. Y, lo mejor de todo, es que pese a que este libro fue escrito hace siglos, trata temas muy actuales.

¿Qué ocurre en Antígona? Se nos presentan los dilemas a través de un caso muy singular pero bien colocado: se prohibe que el hermano de Antígona sea enterrado porque murió de manera poco honorable y justa, pero las leyes de los dioses y las costumbres dicen que hay que enterrar a un familiar (y el propio sentimiento fraterno, vamos). Por supuesto, Antigona es una mujer segura y dispuesta a hacer lo necesario para cumplir con ella misma y con los suyos, sin importar que esta ley haya sido dictada por su tío Creonte. El personaje de Antigona me gusta e, incluso, el de Ismene (hermana de Antigona), pero, sin duda, mi favorito ha sido Creonte, un claro exponente del dura lex sed lex y que, en realidad, solo trata de hacer lo que cree mejor para el pueblo. Además, Creonte nunca quisó ser dirigente y verlo actuar después de todo y la manera que tiene de hacerlo (junto a sus errores, obstáculos propios y flaquezas), me lo hacen muy atractivo, muy humano. Lo único que me fastidio fue su brevedad, pero es una tragedia griega y no se le puede pedir más. La polémica que trae sobre temas como la familia, el deber, las reglas y el destino me han absorbido y aquí me tenéis con él en la mano para releerlo otra vez esta semana. Además, dado que Antigona está unido a Edipo Rey y Edipo en Colono, me leeré los otros en cuanto caigan en mi poder. Y ya me he prometido empezar a leer más tragedia y comedia clásica. ¡Qué mentes tenían los antiguos!


Y esto es todo por el momento. ¿Has leído alguno de los libros? ¿Qué te parecen?

lunes, 8 de febrero de 2016

Reseña: Hyde.



Autor: David Lozano.

Editorial: Alfaguara.

Fecha de publicación: 2014.

Páginas: 344.

Autoconclusivo.

Sipnosis {Click} 

Reseña sin spoilers.




Elegí este libro porque me llamaba la portada, más que nada. Luego, leí de que iba y me interesó. No suelo leer novelas de misterio y muchos menos de miedo, pero este año me he dicho que voy a probar cosas nuevas e investigar más allá de mis fronteras habituales. Por eso, aviso desde ya que Hyde es la primera novela de misterio/terror que leo desde hace muchísimo tiempo (creo que casi desde los primeros años de instituto) y, por ende, lo que a mí me ha podido parecer muy bueno en este género, puede no serlo para alguien aficionado.

El libro comienza con un grupo de chicos seleccionados por su profesor para pasar por un experimento relacionado con la lectura y lo subliminal. Desde que me hablaron del material subliminal, tengo que coger cualquier cosa que hable de él. Es algo que me resulta muuuy curioso y fue, posiblemente, el por qué acabé cogiendo un libro que prometía ponerme los pelos de punta. Me gusta mucho como está planteada esta parte de la trama y todo lo que se va descubriendo de ella. Es bastante sencillo, en realidad, pero tiene mucho peso en los sucesos del libro. A la vez, el libro empieza en otro punto dónde un inspector se encuentra la escena de un crimen. Es evidente desde el principio que todo está relacionado pero la historia tiene que avanzar bastante para adivinar la auténtica importancia que tiene el asesinato —pese a que en cuánto sabes a qué se dedicaba el muerto, la implicación está bastante clara—. Y, por supuesto, está no va a ser la única muerte del libro.

La parte de misterio del libro no se mantiene durante mucho tiempo o, al menos, no para mí. La intuición que te asalta en los primeros capitulos cuando la trama comienza a correr es la que se demuestra correcta al final de la novela. Y eso me ha decepcionado un poco. Esperaba un giro de tuercas, un final sorprendente y que no me había imaginado (pero dentro de la lógica que se ve a lo largo de toda la historia). Pero no. El misterio es más bien una espera para que te lo confirmen y el final es muy precipitado. A pesar de todo, tengo que reconocer que el último capítulo del libro (posiblemente, era el epílogo) me gustó mucho y sí que me sorprendió, aunque ya no revelase nada nuevo. Pero si vais buscando un libro que os deje sin aire cuando todo se descubre, este no es vuestro libro.

Mis altas expectativas sobre el misterior final no eran porque me hubieran hablado bien del libro, si no por las escenas y acontecimientos que nos iban narrando. El libro es bastante cruento y algunos de los pasajes que dibuja el autor a mí me tuvieron comprobando por encima del hombro las noches que lo leí. La hipótesis que plantea, la crueldad y el poder tan destructivo que tienen esos mensajes subliminales, me hicieron sentir bastante incómoda e impotente. ¿Y si fuera posible? Sí, me pasé la mayor parte del tiempo pensando lo malo que sería que el proyecto Hyde se hiciera real que siguiendo la trama del libro. Pero es por una razón muy sencilla. La parte central del libro se podría haber resumido muuuucho. Quizá, es que prefiera el género policial al de suspense —siempre estaba deseando que salieran las partes del inspector— pero la parte media del libro por muy bien que esté conseguida en algunos diálogos, exposición de personajes y ponerte los pelos de punta no aporta nada.

En cuánto a los personajes, mi favorito ha sido Álvaro y se ha colado en mi lista de personajes favoritos de este año —incluso, cuando estamos a principios y es difícil afirmalo todavía—. Sin embargo, el personaje que narra principalmente (porque hay cambios de narración para aumentara la tensión de allá para cuando y en momentos clave) no me ha gustado. Hugo no terminaba de convencerme como personaje, se ha quedado en un personaje que prometía. De los demás solo puedo decir que me ha confudido el hecho de que algunos personajes estuvieran tan bien definidos y construidos y otros fueran planos y un tanto incoherentes. No descartó volver a leerme algo de David Lozano porque me ha gustado su manera de escribir y creo que tiene bastante potencial al crear tramas y contenido, aunque no será pronto. Como dato adicional, el momento en el que se dijo el por qué el proyecto Hyde se llamaba así me enamoró, y eso que ya había pensado que podría tener algo que ver.

Es un libro que tenía muchos puntos a su favor para ser bueno, pero no termina de llegar a ser. Si estás buscando una historia de miedo ligerita y no demasiado terrorífica, puede ser tu lectura. Lo que más merece la pena son algunos de sus personajes y cómo se enfranta a los sucesos tan bien orquestados. 



lunes, 1 de febrero de 2016

¿Qué pasó en enero?

¡Buenos días y feliz mes de febrero!

Esta entrada será cortita pero intentaré hacerla todos los primeros de mes. Desde que sigo blogs he visto que la gente hace un seguimiento de los libros que leyó y otras cosas el mes anterior. Me gustó tanto la idea que decidí que yo también lo iba a hacer. ¡Y aquí está la entrada!


Libros leídos.
En el mes de enero he leído un total de seis libros. Teniendo en cuenta el reto de sesenta libros que me he puesto para este año, he cumplido. Además, me sorprende que lo haya hecho teniendo en cuenta que ha sido el mes de los exámenes y no había demasiado tiempo. De los cinco primeros tienes reseña: Cumbres BorracosasEl sermón de fuegoLa maldición de las musas, Botchan y Despierta. De El extranjero de Camus no voy a hacer una reseña extensa, sino que lo subiré junto a otros libros con reseñas más cortitas (cuando tenga un par para poder hacer entrada). Aun así, ha sido una lectura muy interesante.

Si tengo que destacar algún libro como mejor lectura (o el que más me ha gustado tener entre manos, porque yo para esto de elegir categorias tan concretas soy un caos de indecisión) del mes creo que sería Cumbres Borracosas. Y, puede, que también El extranjero, pero me lo he acabado hace tan poquito que no lo puedo ver con perspectiva. Sea como sea, considero que ha sido un buen inicio de año, si nos referimos a lecturas.


Mangas leídos.

No he leído nada de manga este mes. Nada salvo el último capítulo de Ataque a los Titanes, el 77. Estoy tan enganchada y me es tan imposible resistirme a mirarlos cuando salen, que leo los capítulos online según los saca Isayama y, luego, me los voy comprando con tranquilidad. ¡Vaya capítulo! Solo puedo decir que todavía tengo muchos feels y que ha sido uno de los capitulos que más me han dolido. Mucho.

De anime no voy a mencionar nada porque no he visto absolutamente nada de anime este mes. Por ello, mi propósito para febrero será echarle un ojo alguno nuevo y buscar también un nuevo manga al que engancharme. ¿Tienes alguna recomendación de manga o anime?


Películas vistas.
Mi intención de meterle caña al cine no se ha cumplido este mes, solo he visto dos peliculas. Espero que febrero, mes de los Goya y de los Oscar, consiga ponerme delante de la gran pantalla más veces. Las pruebas es la segunda parte del Corredor del Laberinto y me ha gustado más la segunda pelicula que la primera. He de decir que no me he leído los libros y todavía estoy decidiendo si hacerlo antes de que salga la tercera entrega.  Salvo el final que no me convenció demasiado para el ritmo que había llevado toda la pelicula, esta me ha enganchado tanto como la primera y me gusta mucho lo que estamos viendo. Desde luego, me ha animado mucho más a tratar de hacerme con los libros. ¿Qué me recomiendas? ¿Es una buena trilogía para leer?

A Perdiendo el norte llegué por casualidad y, de hecho, no iba a verla. Sin embargo, fue toda una revelación. Me gustó bastante, aunque no es una gran pelicula. Lo mejor es la crítica que hace, tan cruda y real. Una parodia muy fiel y el tono feliz, pese a todo, de la pelicula consigo entretenerme muy bien.



Series seguidas.
Este mes está partido en series viejas y series nuevas. Acabé la segunda temporada de Peaky Blinders y sólo me quedan muchas más ganas porque estrenen la tercera. Fue todo un descubrimiento esta serie y la verdad es que el protagonista me encanta. Todos los personajes, en realidad. Ellos y la ambientación es lo más fuerte que tiene. Por otra lado, Teen Wolf y Reign han vuelto después del parón. De momento, esta segunda parte de la quinta temporada de Teen Wolf me tiene mucho más enganchada que la primera parte y tengo muchas ganas de ver cómo acaba la cosa. Sobre Reign, me la estoy tomando con mucha calma. No la llevó al día exactamente pero muy cerca y, la verdad, es que quiero ver si se nota un gran cambio después de los últimos acontecimientos o piensan seguir en la linea de siempre (cosa que haría que la vaya postergando cada vez más). 

Y, ¡sorpresa! He empezado a ver Breaking Bad llevó solo un par de capítulos de la primera temporada, así que, solo me estoy metiendo en escena pero me tiene muy trastocada la serie. No puedo decir mucho más. ¡Cazadores de Sombras está aquí! Soy bastante fan de los libros de Cassandra y, aunque sus cosillas malas malísimas tiene la serie, la verdad es que estoy muy picada. Una vez que te das cuenta que la serie no va a ser una copia de los libros y abres un poquito a veces mucho la mente, la disfrutas. No creo que vaya a ser una serie revelación, ni la mejor del año ni de lejos, pero es muy entretenida y a mí, al menos, me tiene en la pantalla en cuánto está el capitulo. Si no pienso demasiado en los libros (solo para lo fundamental y varios guiños), me gusta mucho el aire que le han dado. 

Pero lo importante de este mes es que ¡Black Sails ha vuelto! Creo que es mi serie favorita (y si no lo digo con total seguridad es porque me cuesta horrores elegir un preferido en cualquier asunto) y lo que parece que va a traer esta temporada me tiene contentísima Barbanegra is coming. Si no has visto nunca Black Sails, la serie está planteada para ser la precuela de La isla del tesoro de Stevenson (aka mi libro de aventuras preferido, este sí que está hasta enmarcado como favorito), es decir, el capitán Flint y su tripulación (hooola, Billy y Silver) fueron el centro de la serie al principio (también habría que saludar al tesoro del libro, claro); luego ya esto ha cogido unas magnitudes alucinantes. Además, plasma la piratería y el problema que supuso para los países de una manera fantástica. Los escenarios son maravillosos y los personajes están muy bien conseguidos (solo le critico una chispitina los diálogos). Podría pasarme horas hablando de Black Sails (por Dios, si me vi la primera temporada tres veces, llamadlo obsesión, si queréis). Lloro de la emoción porque haya vuelto. 

Y este ha sido mi enero. ¿Cómo ha ido el tuyo?